Download E-books Artículos periodísticos (Clásica) PDF

«Si ese periódico capitalista de Nueva York lo hubiera tratado mejor, si Marx hubiera seguido siendo solo un corresponsal de prensa extranjero, los angeles historia habría podido ser diferente.» J. F. Kennedy

Los artículos periodísticos de Marx constituyen un testimonio clave para comprender el curso social, político y económico del siglo XIX y su legado histórico.
Estos escritos son también fundamentales para aproximarse al pensamiento del filósofo alemán y al paisaje vivo de su época de un modo más didáctico y rítmico, apoyado en l. a. inmediatez de l. a. noticia, l. a. sátira y l. a. crítica más que en los angeles gravedad del tratado. No obstante, los artículos de Marx, por su talento como historiador y economista, distan mucho de ser piezas al uso de un periodista corriente: su conocido rigor y voluntad revolucionaria están siempre presentes.
Es en los periódicos, y no en sus tratados filosóficos, donde Marx se enfrenta de manera directa al presente, a los angeles desigualdad, l. a. violencia y l. a. explotación, y lo hace con inigualable destreza.

Karl Heinrich Marx, (Tréveris, reino de Prusia, 1818 – Londres, reino Unido, 1883), filósofo, intelectual y militante comunista alemán de origen judío. En su vasta e influyente obra, se adentró en los campos de l. a. filosofía, los angeles historia, l. a. ciencia política, l. a. sociología y los angeles economía; aunque no restrictó su trabajo solamente al área intelectual, pues además trabajó en el campo del periodismo y l. a. política proponiendo en su pensamiento l. a. unión de los angeles teoría y los angeles práctica. Junto a Friedrich Engels, es el padre del socialismo científico, del comunismo moderno y del marxismo.
Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y El Capital.

Show description

Read Online or Download Artículos periodísticos (Clásica) PDF

Similar Journalism books

Chain of Command: The Road from 9/11 to Abu Ghraib (P.S.)

Given that September eleven, 2001, Seymour M. Hersh has riveted readers -- and outraged the Bush management -- together with his explosive tales within the New Yorker, together with his headline-making items at the abuse of prisoners at Abu Ghraib. Now, Hersh brings jointly what he has discovered, besides new reporting, to respond to the serious query of the final 4 years: How did the United States get from the transparent morning while planes crashed into the area exchange heart to a divisive and soiled conflict in Iraq?

Commando

Chris Terrill is a guy looking for his restrict. he is fifty five years outdated. he's not a soldier. he's being knowledgeable by means of the Royal Marines and he's going to Afghanistan. the single distinction is that rather than a gun, Chris could be keeping a digicam and filming the entire ordeal for a big television sequence. The Royal Marines Commando education base in Lympstone Devon has a well-known motto: "99.

Selected Journalism: 1850-1870 (Penguin Classics)

A testomony to the strength and creativity of a author and journalist the ultimate all through his writing occupation Charles Dickens used to be a highly prolific journalist. This quantity of his later paintings is chosen from items that he wrote after he based the magazine family phrases in 1850, up till his loss of life in 1870.

Eichmann in Jerusalem: A Report on the Banality of Evil (Penguin Classics)

The arguable journalistic research of the mentality that fostered the Holocaust Originally showing as a sequence of articles in The New Yorker, Hannah Arendt’s authoritative and wonderful file at the trial of Nazi chief Adolf Eichmann sparked a flurry of dialogue upon its book. This revised version comprises fabric that got here to mild after the trial, in addition to Arendt’s postscript at once addressing the talk that arose over her account.

Additional info for Artículos periodísticos (Clásica)

Show sample text content

Eso sí, una vez aprobada dicha ley, los informes de los supervisores de distrito demuestran con qué vergonzosas astucias y trapacerías bajo mano se viene incumpliendo. Cuantos intentos ha hecho después el Parlamento para que los angeles mano de obra trabaje en condiciones más humanas se han topado con los angeles oposición de los representantes de los angeles clase media, que siempre los reciben con l. a. misma cantinela: ¡comunismo! El señor Cobden l. a. ha gritado un buen puñado de veces. En los talleres y durante años, los angeles meta de los patrones ha sido prolongar los angeles jornada laboral más allá de lo que un ser humano puede soportar y, mediante el uso sin escrúpulos del régimen de contratos y enfrentando a unos hombres con otros, recortar los sueldos de los trabajadores cualificados y equipararlos a los de los no cualificados. Fue esta forma de actuar l. a. que impulsó a los angeles revuelta a los Técnicos Unidos, y las brutales expresiones que en esa época fueron moneda corriente entre los patrones demuestran cuán poca sensibilidad humana cabe esperar de ellos. Su grosera ignorancia se puso luego de manifiesto cuando l. a. Patronal contrató a Sidney Smith, literato de tercera, para que asumiera su defensa en l. a. prensa en los angeles guerra de palabras contra los trabajadores insurgentes. El estilo de este escritor a sueldo encajaba a los angeles perfección con l. a. tarea que le habían encomendado, así que, cuando l. a. batalla hubo terminado, los patrones, que ya no necesitaban ni a l. a. literatura ni a los angeles prensa, dieron de baja a su mercenario. Aunque l. a. clase media no aspira al saber de los angeles vieja escuela, tampoco cultiva ni los angeles ciencia moderna ni los angeles literatura. El libro contable, los angeles mesa de despacho y el negocio; tal educación basta. Cuando gastan mucho dinero en formarlas, sus hijas están superficialmente dotadas de ciertas «cualidades», pero con los angeles verdadera formación del espíritu y con llenarlo de conocimientos ni siquiera sueñan. l. a. presente y espléndida hermandad de autores de ficción ingleses, cuyas gráficas y elocuentes páginas han transmitido al mundo más verdades políticas y sociales que todas las que hemos oído por boca de todos los políticos, publicistas y moralistas profesionales juntos, ha descrito todos los grupos de los angeles clase media, desde los «muy refinados» rentistas y propietarios de obligaciones, que consideran todo negocio una vulgaridad, al pequeño tendero o al humilde pasante. ¿Cómo los han descrito Dickens y Thackeray, l. a. señorita Brontë y l. a. señora Gaskell? Llenos de presunción, afectados, ignorantes, tiranuelos; y el mundo civilizado ha confirmado el veredicto con el irrefutable epigrama que outline a esta clase: «serviles con los de arriba, tiránicos con los de abajo». l. a. prieta y estrecha esfera en que se mueven se debe hasta cierto punto al sistema social del que forman parte. Si l. a. nobleza rusa vive incómoda entre l. a. opresión a que l. a. somete el zar por arriba y l. a. espantosa esclavitud a l. a. que ella somete a las masas por debajo, l. a. clase media inglesa está embutida entre l. a. aristocracia por un lado y las clases trabajadoras por otro.

Rated 4.58 of 5 – based on 36 votes