Download E-books Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II) PDF

By Katiuska Blanco

Spanish language memoirs.

Show description

Read Online or Download Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II) PDF

Similar Biography books

Alfred and Emily

Alfred and Emily is an intimate and revealing booklet through Doris Lessing, the winner of the 2007 Nobel Prize in Literature and writer of The Grass is making a song and The Golden workstation, that explores the lives of her mom and dad, every one irrevocably broken by way of the nice struggle. After starting with a novella that portrays the happier lifestyles her mom and dad might have led had there been no struggle, Lessing proceeds to inform the tale in their marriage because it really was once during this “intriguing paintings .

Barbie and Ruth: The Story of the World's Most Famous Doll and the Woman Who Created Her

“Barbie and her author, the sharp-elbowed gal who outfitted the largest toy corporation, have a narrative to inform. ” —Time Barbie and Ruth through Ruth Gerber is the impressive precise tale of the world’s most renowned toy and the girl who created her. it's a interesting account of ways one visionary lady and her product replaced an and sparked an enduring debate approximately women’s roles.

Furious Love: Elizabeth Taylor, Richard Burton, and the Marriage of the Century

From veteran leisure reporter Sam Kashner and biographer Nancy Schoenberger comes the definitive account of the best Hollywood love tale ever told—the romance of Elizabeth Taylor and Richard Burton. Kashner has interviewed Elizabeth Taylor a variety of occasions and is the one journalist given entry to her wide number of own letters and journals, and he and Schoenberger have additionally interviewed the Burton relatives at size, together with Burton’s actress daughter Kate.

Last Night at the Viper Room: River Phoenix and the Hollywood He Left Behind

In final evening on the Viper Room, acclaimed writer and journalist Gavin Edwards vividly recounts the lifestyles and tragic demise of acclaimed actor River Phoenix—a teenager idol at the speedy tune to Hollywood royalty who died of a drug overdose in entrance of West Hollywood’s storied membership, the Viper Room, on the age of 23.

Extra info for Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II)

Show sample text content

Comencé a enviarlas cuando des­ cubrí que en el partido existía un addressograph. El partido tenía un fichero con los nombres de 7000 u 8000 personas contribuyentes, que aportaban cinco, tres, dos pesos —yo no figuraba en los angeles lista porque no contribuía con nada; no tenía nada—. period l. a. gente más devota del partido, l. a. más espontá­ nea y libre de los angeles maquinaria política, l. a. más militante, los angeles gente del pueblo que daba lo que podía. Tenía amigos entre quienes integraban el addressograph. Yo llegaba, organizaba y les de­ cía: «Con motivo de tal acontecimiento histórico, hay que ha­ cer un mitin». Lo hacía y, además, les escribía a los militantes Katiuska Blanco Castiñeira / 31 fidel castro ruz, guerrillero del tiempo del partido y les mandaba cartas a todos los registrados en l. a. ciudad y l. a. provincia de l. a. Habana que period una sola. Como aquel partido había nacido en los angeles Habana, donde radicaba l. a. mayor parte de dicha gente, les decía: «Tal día habrá un radio-mitin con tal objetivo, le pido que usted di­ vulgue esto, lo anuncie, reúna gente y escuche el radio-mi­ tin». Toda character se siente muy contenta cuando recibe una carta, cuando le piden una colaboración, una actividad. Yo organizaba el radio-mitin y seguidamente mandaba rápido las 8000 cartas. Todas aquellas personas se iban convirtien­ do en activistas porque existía alguien, una sola character que les escribía, que se acordaba que ellos existían, que les in­ formaba y les pedía cooperación, y se ponían a trabajar en masa. Yo hacía todos aquellos trabajos en áreas campesinas y obreras. Entonces, en cualquier lugar de los angeles Habana que escogiera para ser delegado a l. a. Asamblea del Partido Ortodoxo, me ha­ brían elegido por estos factores. Pronunciaba un discurso fuerte, denunciaba al gobierno, denunciaba a Batista, a Masferrer, a los gángsteres y los grupos armados. Estaba en guerra con todos, en lucha, denunciaba a todo el mundo, en los angeles medida en que los grupos iban dejando de ser revolucionarios y, además, ocupaban puestos en el cross­ bierno. Creo que nadie salió vivo de una aventura como aque­ Katiuska Blanco Castiñeira / 32 fidel castro ruz, guerrillero del tiempo lla alguna vez. Andaba desarmado y, como el domador con el látigo, haciendo ruido ante los leones. Tras cada radio-mítin, como defendía a los campesinos, a far de pobladores y a sectores populares, envuelto en una actividad sistemática y febril, ya me buscaban las personas para resolver problemas sociales. El lugar que escogí para garantizar mi campaña fue el barrio de Cayo Hueso, un barrio de vecinos modestos, donde estaba organizado el partido y tenía su líder allí: Adolfito [Torres], que después se incorporó a l. a. Revolución. Llegué, conversa­ mos y le expresé: «Adolfito, tengo que ser delegado, necesito un lugar y escogí empezar por aquí, no lo tomes como algo hostil contra ti». No lo perjudicaba realmente, porque lo que yo quería period ser delegado. Él ya period delegado, period quien más o menos controlaba el partido en esa zona. Entonces empecé a trabajar, tuve los angeles lista con el registro de electores inscriptos en el Partido Ortodoxo, saqué los de todo aquel barrio y los stopover até uno por uno a muchos, para hablar con ellos.

Rated 4.68 of 5 – based on 27 votes