Download E-books Tiempos ridículos PDF

By Javier Marías

Con las noventa y seis columnas de este volumen, aparecidas en El País Semanal entre febrero de 2011 y febrero de 2013, Javier Marías cumple diez años de colaboración dominical en este medio.

Durante este tiempo se ha convertido en alguien basic para infinidad de lectores, que aguardan con impaciencia su dosis semanal de valentía, originalidad, argumentaciones sólidas, sentido del humor y excelente prosa. El periodo aquí cubierto es el de los angeles real main issue económica y política, por lo que su tono es quizá más amargo que en otras ocasiones.

Pero en sus artículos también hay lo que el autor llama «treguas», de modo que el lector encontrará piezas emotivas o divertidas y siempre agudas: sobre los angeles muerte de su tío, el músico Odón Alonso, o el caso Strauss-Kahn, o los angeles nueva Ortografía de l. a. RAE, sobre cómo Mourinho lo ha llevado a ser menos madridista que nunca, o los premios literarios, o sus peripecias en una adusta librería de Viena, o los héroes de los tebeos de su infancia, o l. a. conmovedora carta de un lector...

Sin duda Tiempos ridículos enviará a los angeles papelera muchos recortes, porque eso es lo que muchos lectores hacen con las columnas de Javier Marías: las recortan y las guardan, para darse ánimos al releerlas y renovar el placer.

«Sí, vivimos tiempos ridículos. Lo peor es que en España l. a. mayoría de l. a. gente se siente en ellos como pez en el agua.»

Javier Marías

Show description

Read or Download Tiempos ridículos PDF

Best Journalism books

Chain of Command: The Road from 9/11 to Abu Ghraib (P.S.)

On the grounds that September eleven, 2001, Seymour M. Hersh has riveted readers -- and outraged the Bush management -- together with his explosive tales within the New Yorker, together with his headline-making items at the abuse of prisoners at Abu Ghraib. Now, Hersh brings jointly what he has realized, besides new reporting, to reply to the severe query of the final 4 years: How did the USA get from the transparent morning whilst planes crashed into the area alternate middle to a divisive and soiled conflict in Iraq?

Commando

Chris Terrill is a guy looking for his restrict. he is fifty five years outdated. he's not a soldier. he's being expert by means of the Royal Marines and he's going to Afghanistan. the single distinction is that rather than a gun, Chris might be preserving a digital camera and filming the complete ordeal for a tremendous television sequence. The Royal Marines Commando education base in Lympstone Devon has a recognized motto: "99.

Selected Journalism: 1850-1870 (Penguin Classics)

A testomony to the power and creativity of a author and journalist the ultimate all through his writing profession Charles Dickens used to be a highly prolific journalist. This quantity of his later paintings is chosen from items that he wrote after he based the magazine family phrases in 1850, up until eventually his demise in 1870.

Eichmann in Jerusalem: A Report on the Banality of Evil (Penguin Classics)

The arguable journalistic research of the mentality that fostered the Holocaust Originally showing as a sequence of articles in The New Yorker, Hannah Arendt’s authoritative and wonderful file at the trial of Nazi chief Adolf Eichmann sparked a flurry of dialogue upon its ebook. This revised variation comprises fabric that got here to gentle after the trial, in addition to Arendt’s postscript at once addressing the debate that arose over her account.

Extra info for Tiempos ridículos

Show sample text content

Sí, quizá algo más. Por los angeles trayectoria que lleva hasta ahora, parece ya indudable que Messi es el quinto Genio Supremo de l. a. historia del fútbol. Los madridistas llevamos unos cuantos años observándolo con atención y padeciéndolo y temiéndolo con motivo, sin posible exageración. Es un futbolista capaz de cumplir todas las amenazas, de esos que provocan pavor nada más coger el balón, aunque lo hagan a gran distancia de los angeles portería contraria. Uno cree que podrá sortear a siete adversarios y marcar, salir a trompicones de cualquier barullo con los angeles pelota limpia en los pies (eso lo comparte con el primer Raúl), filtrar un pase mortal a un compañero, dejar atrás por velocidad a cualquier defensa, por rápido que éste sea, hacer gol de falta, de vaselina, de potente disparo desde fuera del área y hasta de cabeza a veces, pese a su corta estatura, y también sin ángulo y de tacón, al primer toque o tras conducir el balón por todo el campo, cosido al pie. Es asombroso que l. a. mayoría de los rechaces (que pueden ir a cualquier sitio) le vayan a él, y al respecto se ha dicho que posee una extraña intuición para �adivinar» hacia dónde va a salir despejada o rebotada una pelota, lo cual ya es mucho adivinar, dada l. a. velocidad con que se desplaza una bola y su normal imprevisibilidad. Tiene los angeles virtud de paralizar a los rivales: no se entiende bien que pueda correr tantas veces en paralelo a l. a. línea de meta, desde l. a. posición de extremo y al borde del área, hasta quedar centrado y encontrar un hueco para chutar (y meter gol) sin que nadie logre interrumpir ese prolongado avance. Seguramente sea habilidad suya, o se deba a l. a. imposibilidad de quitarle el cuero si no es en falta, pero l. a. impresión que se saca es de que los defensores dudan, no se atreven, se lo quedan mirando boquiabiertos y aterrorizados y se rinden ante lo inevitable: l. a. única manera de dejar de temer una desgracia es que l. a. desgracia se produzca, y cuanto antes mejor. En el fondo es más llevadero lamentarse por lo ocurrido que sentir pánico a lo que va a ocurrir. A mí no me cabría duda de que Messi es no sólo el quinto Genio Supremo, sino de que probablemente sea el mejor de los cinco, con l. a. salvedad de que a él lo vemos varias veces a l. a. semana y a Pelé no lo vimos apenas en Europa y a Di Stéfano sólo de tarde en tarde y cuando éramos niños, por lo que las comparaciones son difíciles. Si he empleado el condicional es no obstante por otras dos razones; aún no sabemos si su carrera será lo bastante larga y sin altibajos, dada su juventud. l. a. segunda es más indefinible y sutil. En las artes más manuales o más matemáticas se han dado numerosos casos de superdotados (pintores, escultores, músicos) que sin embargo eran un tanto simples como individuos. Ha sucedido también con poetas —a menudo— y hasta con algún novelista sobresaliente: cuando hablan, o se explican, o escriben artículos, resultan decepcionantes, su inteligencia no parece corresponderse con su talento o don. Uno está seguro de que esa sensación, en cambio, no se habría producido con los más grandes, con Dante, con Cervantes, con Shakespeare, con Proust o Eliot.

Rated 4.39 of 5 – based on 7 votes