Download E-books Vida de Charlotte Brontë (Clásica Biografías) PDF

Vida de Charlotte Brontë se publicó en 1857, dos años después de los angeles muerte de Charlotte, escrita por Elizabeth Gaskell, buena amiga de los angeles autora, a instancias del propio padre de l. a. novelista. Se trata de una vida trágica, similar a cualquiera de sus novelas; huérfana de madre desde muy joven, Charlotte tuvo que cultivar l. a. imaginación para escapar de una vida llena de privaciones.

Show description

Read Online or Download Vida de Charlotte Brontë (Clásica Biografías) PDF

Similar Biography books

Alfred and Emily

Alfred and Emily is an intimate and revealing ebook by way of Doris Lessing, the winner of the 2007 Nobel Prize in Literature and writer of The Grass is making a song and The Golden computing device, that explores the lives of her mom and dad, each one irrevocably broken by means of the nice battle. After starting with a novella that portrays the happier lifestyles her mom and dad could have led had there been no conflict, Lessing proceeds to inform the tale in their marriage because it really used to be during this “intriguing paintings .

Barbie and Ruth: The Story of the World's Most Famous Doll and the Woman Who Created Her

“Barbie and her author, the sharp-elbowed gal who outfitted the largest toy corporation, have a narrative to inform. ” —Time Barbie and Ruth by means of Ruth Gerber is the extraordinary actual tale of the world’s most renowned toy and the girl who created her. it's a attention-grabbing account of ways one visionary lady and her product replaced an and sparked an enduring debate approximately women’s roles.

Furious Love: Elizabeth Taylor, Richard Burton, and the Marriage of the Century

From veteran leisure reporter Sam Kashner and biographer Nancy Schoenberger comes the definitive account of the best Hollywood love tale ever told—the romance of Elizabeth Taylor and Richard Burton. Kashner has interviewed Elizabeth Taylor a variety of occasions and is the single journalist given entry to her wide selection of own letters and journals, and he and Schoenberger have additionally interviewed the Burton kin at size, together with Burton’s actress daughter Kate.

Last Night at the Viper Room: River Phoenix and the Hollywood He Left Behind

In final evening on the Viper Room, acclaimed writer and journalist Gavin Edwards vividly recounts the existence and tragic dying of acclaimed actor River Phoenix—a youngster idol at the quickly music to Hollywood royalty who died of a drug overdose in entrance of West Hollywood’s storied membership, the Viper Room, on the age of 23.

Extra resources for Vida de Charlotte Brontë (Clásica Biografías)

Show sample text content

Emily y yo saldremos de casa el 27 de este mes; l. a. suggestion de que estaremos juntas nos consuela bastante a las dos, y los angeles verdad es que ya que tengo que aceptar un empleo, «Las cuerdas me cayeron en parajes amenos». forty nine Estimo y respeto a los angeles señorita Wooler. CAPÍTULO VIII El 29 de julio de 1835, Charlotte se fue a trabajar como profesora al colegio de los angeles señorita Wooler. Tenía poco más de diecinueve años. Emily l. a. acompañó como alumna, pero enfermó realmente de nostalgia y no podía concentrarse en nada, por lo que regresó a los angeles rectoría y a sus amados páramos a los tres meses. los angeles señorita Brontë explica las razones que impedían a Emily seguir y que hicieron que su querida hermana dejara su puesto en el colegio de los angeles señorita Wooler: Mi hermana Emily amaba los páramos. Flores más brillantes que los angeles rosa florecían en lo más negro del brezal para ella; su mente podía convertir en paraíso una hondonada sombría de una ladera lívida. Hallaba en el inhóspito paisaje muchos y amados placeres; y no period el menor ni el menos grato de ellos los angeles libertad. los angeles libertad period el aliento very important de Emily. Sin ella se moría. No consiguió soportar el cambio del hogar al colegio y el de su modo de vida muy silencioso y muy solitario pero sin restricciones ni artificios a uno de disciplinada rutina (aunque bajo los mejores auspicios). Su carácter end resultó ser demasiado fuerte para su fortaleza. los angeles imagen del hogar y de los páramos los angeles asaltaba todas las mañanas al despertarse y ensombrecía y entristecía el día que se abría ante ella. Nadie más que yo sabía lo que los angeles aquejaba. Yo lo sabía perfectamente. Su salud se quebrantó rápidamene en su lucha: su rostro pálido, su debilitamiento físico y anímico amenazaban con un deterioro rápido. despatchedí en mi corazón que si no volvía a casa se moriría y con este convencimiento conseguí su regreso. Sólo había permanecido tres meses en el colegio y pasaron años hasta que el experimento de enviarla fuera de casa se probara de nuevo. El sufrimiento físico de Emily cuando estaba lejos de Haworth, tras repetirse varias veces en circunstancias parecidas, se convirtió finalmente en un hecho tan evidente que las hermanas decidieron que Emily debía permanecer en casa porque period el único sitio donde podía disfrutar de cierta buena salud. Durante su vida, se fue de casa otras dos veces; una para ser maestra en un colegio de Halifax durante seis meses; y después acompañó a Charlotte a Bruselas y permaneció allí diez meses. Cuando estaba en el hogar se encargaba casi ella sola de cocinar y hacía todo el planchado de los angeles casa; y cuando Tabby ya period anciana y estaba enferma, period Emily quien hacía el pan para l. a. familia; y cualquiera que pasara por l. a. puerta de los angeles cocina podría haberla visto estudiando alemán con un libro abierto mientras amasaba; pero ningún estudio, por interesante que fuera, afectaba a l. a. calidad del pan, que period siempre excelente. Los libros eran en realidad un objeto común en aquella cocina; su padre les daba clases teóricas y su tía clases prácticas y, en su posición, period un uncomplicated deber femenino participar activamente en todas las labores domésticas; pero en su cuidadoso empleo del tiempo encontraban muchas veces cinco minutos para leer mientras vigilaban los pasteles, y lograban combinar dos ocupaciones distintas mejor que el rey Alfredo.

Rated 4.29 of 5 – based on 11 votes